Porque muchos no son tantos

Todas las mujeres soñamos con tener una habitación de armario o “closet” en términos colombianos. Vemos fotografías en Instagram de chicas que tienen miles de zapatos de todos los tamaños, formas y colores, miles de abrigos o “chaquetas” y obviamente miles de bolsos; porque el bolso nos gusta en algunas ocasiones que combine, sea parecido, igual o que resalte de todo nuestro outfit. Aunque las reglas de la moda dice que los hombres deben combinar los zapatos con el cinturón o “correa” y en las mujeres deben combinar los zapatos con el bolso.

Varias prendas nunca son suficientes como muchos bolsos nunca serán suficientes, y es cierto, es verdad, no tenemos que ponernos. ¡Lo aceptamos! No es justo tener que pensar ¿Qué me pongo hoy? Perdemos, digamos mejor que invertimos un promedio de 20 minutos para escoger todo el outfit, no nos gusta repetir. El peor error, haciendo un paréntesis, es pensar en vestirnos para competir entre nosotras mismas. ¡Por favor!, basta ya de rivalidades entre nosotras.

Continuando con la idea de que muchos no son suficientes. Volvemos aceptarlo, Es real, no tenemos que ponernos! Siempre nos falta algo o queremos algo nuevo, porque la moda se está renovando, nosotras queremos cambiar de look, estilo, bolso, zapatos. Ojo, de todo menos de novio. Lo irritante de cambiar es no tener con que renovarnos pero de esto trataremos en otro artículo como hacer que nuestras prendas se luzcan con todo, también es irritante olvidar algo en el bolso del día de ayer, ¿a quién no le ha pasado? Las llaves del carro, la tarjeta o el labial, pero siempre dejamos algo. Lo más placentero de olvidar algo en el bolso, es olvidar dinero, cuando volvemos a usarlo encontramos ese pequeño regalo, sea la cantidad que sea, es delicioso encontrarnos en nuestro adorable bolso un detalle de ti para ti. Es delicioso encontrar algo cuando no contamos con ese valor en nuestras cuentas.

El bolso es un complemento que las mujeres no podemos dejar a un lado por pequeño o grande que sea siempre lo necesitamos, sea para guardar solo nuestro celular y la billetera. Pero si nos toca elegir entre billetera y celular dejamos la billetera, sacamos la cédula, guardamos el dinero sea en los zapatos y nos llevamos el celular.


El bolso es el acompañante de los días difíciles, cuando tenemos que llevar miles de objetos, él está allí para cargar con todo, nos pasamos de la cantidad necesaria, le echamos más y más hasta que el cierre este para explotar. Seamos reales, somos en el medio de transporte con el bolso, el bolsito y la bolsita porque siempre necesitamos un bolso más grande pero cuando vamos a comprar el bolso que necesitamos  legamos con uno más pequeño y no caemos en la noción que nos faltó comprar las sandalias o los tacones para ese bolso.

Pero no importa, en una próxima salida compramos el bolso grande que necesitamos para el trabajo o para el viaje porque esté que compramos lo queríamos, aparte de que esta divino llegamos a la conclusión que si lo necesitábamos para salir de noche porque el que tenemos es para salir de día.

Siempre encontramos una excusa para comprar, muy pocas veces compramos por necesidad en temas de moda ¿o no?